El miércoles 1 de febrero de 1865 la Ayudantía de Marina del Distrito de San Javier publica un “Aviso a los navegantes”, desde la Dirección de Hidrografía, donde se anuncia la puesta en marcha del faro de Cabo de Palos:

Según noticias recibidas del Ministerio de Fomento debe encenderse en 31 de enero de 1865 el faro recientemente construido. Está situado en la cumbre de la parte más saliente hacia el E del mencionado cabo, a 48 brazas de la orilla del mar, y a 14,5 brazas al S 19° E del sitio que ocupaba la torre del cabo. 

Aparato catadióptrico de primer órden. Luz blanca, giratoria, con eclipses cada minuto. Alcance en el estado ordinario de la atmósfera, 23 millas. Latitud, 37°37’30’’N Longitud, 3°32’18’’E de San Fernando Elevación del foco-luminoso sobre el nivel medio del mar, 80,34 met. Ídem sobre el terreno 50,34 id.

La torre es ligeramente cónica y de color gris azulado; ocupa el centro de la habitación de los torreros, la cual es de planta cuadrada y del mismo olor de la torre. Al N 57°E del faro de Palos, se halla el de la Hormiga Grande á distancia de 2,3 millas. Estas dos luces marcan perfectamente de noche el canal formado por las Hormigas y el Cabo.

Cuando se verifique el paso se cuidará de aproximarse más al cabo que a los islotes á fin de evitar el bajo de 12 pies de agua que sale a 0,5 millas al SO de la Hormiga Chica. También se tendrá cuidado con otro bajo de 9 pies de fondo que está al NE ¼ E de la Hormiga Grande, á la distancia de 1 milla.

Se ha demolido la torre que había sobre el Cabo de Palos. Los rumbos son verdaderos.

Desde entonces los marinos y navegantes contaban con una nueva referencia para sus navegaciones costeras como así lo refleja el Derrotero General del Mediterráneo de 1873:

Cabo de Palos se halla al N. 62° E del Cabo Negrete, distante algo más de 6 millas. Es bajo y termina con un mogote sobre el cual había antes una torre cuadrada fortificada para la defensa de la costa, pero se demolió al levantar el faro. El Cabo de Palos es muy saliente al E, constituyendo el remate de la cadena de cerros que corren la costa desde Cabo Tiñoso y que se van abatiendo hasta internarse en el mar.

El faro de Cabo de Palos data de 1865 levantándose en la parte más saliente del Cabo. La torre es ligeramente cónica, de color gris azulado y sobresale de la habitación de los torreros, presentado a la vista un hermoso conjunto, bien notable de lejos para que pueda servir de guía y marca a los navegantes…, exhibe una luz natural con eclipse cada minuto y su alcance es de 23 millas. Su foco luminoso se eleva 80 metros sobre el nivel del mar y 50 sobre el terreno. La posición geográfica del faro se estima en 37°37’37’’ de latitud N y 5°32’18’’ de longitud E. En las inmediaciones de Cabo de Palos reinan fuertes corrientes, que por lo común van para el SE encontrándose tanto más rápidas cuanto más afuera se está de él”.

El Derrotero publicado este año no tiene desperdicio para todas aquellas personas interesadas en este rincón murciano. Más adelante hace una descripción pormenorizada de algunos hitos destacados de la costa vistos, evidentemente, desde el mar:

Fondeadero de Cabo de Palos. Por la parte del N del cabo de Palos y torciendo hacia el O forma la costa una gran llanura terminada en playa con algún arqueo, y fondeadero abrigado de los vientos del tercer cuadrante, pero expuesto á los del primero y segundo, por lo que no conviene más que á los barcos latinos y otros manejables que pueden salir con facilidad del fondeadero.

Hormiga Chica. Por entre las Hormigas y el cabo hay paso franco y limpio para toda clase de embarcaciones, hallándose de 40 a 45 metros de agua á medio canal. Por él pasan los barcos costeros y todos los grandes que tienen alguna práctica.

Mar Menor. Al doblar el cabo de Palos para el N se presenta un playazo que gana para el NO y que luego se remonta hácia el N hasta la torre de la Horadada, por distancia de más de 16 millas. Esta larga extensión de costa, no es más que una estrecha faja de arena, denominada La Manga, que contiene encerradas las aguas del Mar Menor, extenso lago salado que no baja de 50 millas cuadradas de superficie, con fondo en el centro de 3,5 á 4 metros, y con varias islas en su parte meridional, denominadas Mayor la más grande y alta, Perdiguera, Redonda, Sujetos y Siervo las restantes.

El Mar Menor sería probablemente en tiempos remotos una gran bahía pero que la arena arrastrada por el Segura y acumulada por los levantes, haciendo presa en los cabezos de piedra de Calnegre, Galan y Estacio y los escollos de la barra de la Encañizada, arrumbados todos de S á N ha ido formando la Manga, que tendrá de medio a dos cables de amplitud, excepción hecha por la gola de la Encañizada, por la que entra el agua del Mediterráneo que lo alimenta.”

Isla Grosa. Es concurrida de buques de todos por ser el mejor abrigo de levante; pero con este viento hay que estar inmediato á ella, abandonando el fondeadero tan luego cese el levante.

Dibujo aparecido en el Derrotero de 1873 donde se aprecia el relieve de la costa de Cabo de Palos desde el mar. / JLD

Es toda la longitud del playazo de la Manga se obtiene abrigo con los vientos del SO al NO; pero en caso de fondear en ella es preciso estar siempre listos para abandonarla, tan luego como se note indicios de levante.

Unas páginas más adelante describe la situación de La Manga en aquella época…

Toda la costa comprendida entre el Cabo de Palos y el fondeadero del Estacio está despoblada y por consiguiente desprovista de agua, de modo que los navegantes que concurren a aquel fondeadero y necesitan proveerse de dicho artículo, tienen que abrir cacimbas en la playa de la Manga para obtener agua potable en cualquier estación del año”.

Es interesante reseñar la lectura crítica que se hizo ya en aquella época de la pesca abusiva en el interior de la laguna a través de una nota a pie de página:

El Mar Menor sería un vasto y riquísimo criadero de gran variedad de pescados, si se explotara convenientemente; pero la codicia de sus ribereños y el abandono en que hace tiempo se tiene la vigilancia de la pesca hace que se haya descastado la rica dorada, la sabrosa anguila y otra variedad de pescados… …reducida actualmente la cría al mújol, perseguida con toda clase de artes, los más ilícitos, sólo rinde actualmente 24.600 reales anuales”

Finalizamos este breve repaso a los orígenes del faro de Cabo de Palos con una pequeña reseña de un artículo publicado por Manuel Pérez Lurbe, el 10 de enero de 1891 en una revista literaria, donde podemos percibir el impacto que tuvo entre los vecinos la construcción de la imponente mole y lo pronto que se convirtió en un referente para los veraneantes:

“…Cabo de Palos es a no dudar una de las más caprichosas puntas avanzadas que contornea el litoral de nuestro bello continente. Le une á éste una especie de istmo cuyos costados bañan apaciblemente las rizadas las de clara trasparencia que deja ver un lecho formado de finísima arena, de suave pendiente y tan estremadamente limpio, que hace las delicias con tan favorables condiciones de numerosas familias que en el verano acuden á gozar de la frescura de sus aguas… …aunque pobre en agricultura, es rico y fecundo en dones con que parece haberse creado la naturaleza: virgen en gran parte, y sin que el arado haya abierto sus entrañas, un suelo se presenta cubierto de verde alfombra esmaltada profusamente de florecillas…

…Qué grata es allí la existencia: rodeado de fértil y hermoso césped; léjos del bullicio y turbulencia de los grandes centros de población; sin más compañero que el silencio que interrumpe tan solo el vuelo de las aves acuáticas; el eco repetido de las olas que rompen incesantemente en la orilla lamiendo su menuda arena y el pausado canto del pescado acompañado del crujir continuo de su frágil navecilla…!”

Información recopilada de «De Cabo de Palos a La Manga del Mar Menor» (Segunda edición, Edlibrix 2016), de este autor.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *