El primer accidente, el que corresponde a la foto que ilustra la noticia, se produjo el 21 de agosto de 1997 y la culpa, según la prensa, la tuvo un despiste del conductor cuando conducía el autocar que transportaba a cuarenta y ocho personas, jubilados en su mayoría, para pasar un día de asueto en La Manga del Mar Menor.

Eran las 6.25 horas de la mañana cuando el conductor perdió el control del vehículo y se salió de la carretera. El autocar se precipitó por un terraplén de apenas dos metros falleciendo en el acto siete pasajeros.

Otros cinco resultaron heridos de gravedad y uno de ellos tuvo que ser trasladado al hospital Virgen de las Nieves de Granada. El resto de los pasajeros sufrieron daños leves. Minutos después del accidente el conductor admitía su despiste ante la Guardia Civil.

Fuentes oficiales reconocieron la probabilidad del “error humano”, en el que pudo colaborar el rocío de la mañana, y rechazaron que se hubiera producido exceso de velocidad.

El autobús había recogido el pasaje en tres pequeños pueblos almerienses: Pechina, Viátor y Huercal de Almería. El viaje lo había organizado la asociación La Reja, de Huercal mediante Viajes Panamá, de Fuengirola (Málaga) y se dirigía a La Manga donde ya habían reservado habitaciones en un conocido hotel de la localidad.

En 1998 volvieron a producirse dos nuevos accidentes de autobús en Alicante y Zaragoza, donde fallecieron diez y tres turistas, respectivamente, cuando se dirigían también a La Manga a pasar unos días de vacaciones.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.