Hasta 1978 Tomás Maestre vende el grueso de parcelas de La Manga del Mar Menor donde estaba prevista la construcción de los principales núcleos o clústeres.

En total durante ese periodo hay ventas anotadas en los libros de la empresa encargada de la parcelación (Parcemenor) por un total de 853.923.466,50 pesetas de las cuales más del noventa por ciento se concentraron en veinticinco compradores y donde figuran las empresas creadas por el propio Maestre para construir sus proyectos como Urbanizadora Hispano Belga, Azarmenor, Hotelmenor, Alojamenor… figurando, además, importantes inversiones como las realizadas por Diego Zamora Conesa (fundador de Licor 43 y Urbincasa), Indesa, Inmobiliaria Arjona o del exiliado cubano Joaquín Sebares Acebal.

En la lista completa de casi cien compradores, y que aparece como Anexo en último trabajo de investigación editado por Diario de La Manga, figura desde el fallecido actor murciano Francisco Rabal Valero, hasta el primer corredor de Fórumula I español, Francisco Godia; pasando por personalidades de relevancia social y política como el expresidente del Atlético de Madrid (antiguo Atlético de Aviación) en los años treinta, Luis Navarro Garnica; la mujer del que fuera presidente del Instituto Nacional de Industria (INI), Claudia Boada, Eulalia Pallarés y Cases; o Nicolás Fuster, miembro de aristocrática familia; y el conocido empresario de Mislata, Juan José Alcón Bou.

Por último, es interesante reseñar las parcelas que acabaron en propiedad de los dos arquitectos encargados del diseño de La Manga, Antoni Bonet Castellana y Josep Puig Torné; y del importante número de pequeños inversores alemanes que compraron tierras atraídos por las intensas campañas de promoción que se hicieron en Centroeuropa.

Todo este volumen de ventas y la impresionante cantidad de millones de pesetas que logró Tomás Maestre en tan solo diez años conviene cruzarlo con los valores de expropiación de los terrenos fijados por el Estado en justiprecio a principios de los sesenta y que la aparece reflejado en otro artículo de Historia publicado.

Los familiares de Maestre que sufrieron la expropiación de sus propiedades vieron cómo sus terrenos tuvieron una espectacular revalorización en muy poco tiempo de la que no todos se beneficiaron.

La Manga fue dividida en polígonos nombrados de la A (situado en el extremo Norte, colindante con las salinas de San Pedro del Pinatar y de 61.675 hectáreas donde esta previsto la construcción del primer pantalán catalogado como «zona deportiva») hasta la Z (el limítrofe con los terrenos vendidos a Urbanizadora Hispano Belga).

Todos los terrenos quedaron asignados a Parcemenor SA y Urmenor SA incluyéndose los espacios de dominio público de las Zonas Marítimas de los mares Mediterráneo y Menor «cuya desecación -añade el plano original con la distribución parcelaria- está prevista en el Plan de Ordenación Urbana y cuyo uso y disfrute se concedió por Decreto del Consejo de Ministros de 26 de diciembre de 1968 (BOE 27 de enero de 1969)».

(Información obtenida del libro «La Manga del Mar Menor. Principales proyectos y estructura societaria», de este autor. Edlibrix 2018).

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *