El 16 de diciembre de 1963 es el día de la firma del convenio entre Tomás Maestre e Hidroeléctrica Española (Distribución Levante-Sur) para garantizar el servicio de electricidad a las urbanizaciones de La Manga.

Lo hace en calidad de presidente del Consejo de Administración de Urmenor y, en el contrato, aparecen las necesidades urbanizadoras:

«Que Urmenor SA le interesa dotar de suministro de energía eléctrica a la urbanización que proyecta construir en La Manga Sur del Mar Menor.

Que la electrificación de dicha zona… …exige la construcción de las siguientes instalaciones:

1º Línea de 66kv desde la subestación que Hidroeléctrica Española SA posee en La Unión hasta las inmediaciones de La Manga Sur del Mar Menor, en su parte meridional, junto a Cabo de Palos

2º Subestación transformadora de relación 66.000/11.000v con una potencia inicial de 1.500kva ampliable hasta 9.000kva

3º Línea subterránea de distribución en media tensión (11.000v) centros de transformación (11.000/380-220v) y red subterránea de distribución en baja tensión, a lo largo de toda La Manga»

Urmenor se compromete a entregar a Hidroeléctrica, para la construcción de la línea, tres millones de pesetas mientras que esta última deberá terminar la obra en un plazo máximo de seis meses. Para ello la compañía eléctrica está obligada a comprar un terreno de 3.000m2 en Cabo de Palos, propiedad de Urmenor, para la construcción de la subestación de transformación proyectada anticipando la empresa de Maestre el pago del mismo, según consta en el contrato original firmado esa fecha.

Además, la propia Urmenor se garantiza que será ella la encargada de la construcción de las líneas subterráneas, los centros de transformación y la red de distribución en baja tensión aunque «…se tramitarán a nombre de Hidroeléctrica ante los organismos competentes y se entregarán a la misma las instalaciones ejecutadas para su uso, entretenimiento y conservación… …adquiriendo automáticamente la plena propiedad de las mismas, por el simple transcurso de diez años».

Urmenor, por último, obliga a Hidroeléctrica a no formalizar ningún contrato a terceros para el suministro de energía eléctrica desde esa instalación sin la previa autorización por escrito de la empresa de Maestre durante esos diez años estipulados.

Para La Manga Norte, sin embargo, tendremos que esperar hasta el 29 de noviembre de 1969, fecha en la que Tomás Maestre firma un nuevo contrato en calidad de presidente del Consejo de Administración de la Compañía Urbanizadora y Parceladora de la Hacienda de La Manga de San Javier (Parcemenor, constituida en Madrid el 27 de mayo de 1968) firmándose el compromiso de efectuar el suministro a razón de 5.080w por chalé, 3.810w por apartamento, 2.540w por bungalow o vivienda de servicio y 50w por metro cuadrado para instalaciones deportivas y de servicios.

Para garantizar el servicio se instalarán dos cables subterráneos de 20kv que alimentarán los centros de transformación de las cuatro secciones a urbanizar.

Las condiciones de construcción y venta de terrenos para la instalación de los equipamientos serían los mismos que los del contrato de 1963.

(Información obtenida del libro «La Manga del Mar Menor. Principales proyectos y estructura societaria», de este autor. Edlibrix 2018).

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *