Accidentes de aviación en La Manga y Cabo de Palos (y III)

Finalizada la Guerra Civil nuestra zona siguió siendo un lugar de tránsito aéreo que provocó accidentes como el que tuvo lugar el 18 de octubre de 1947 cuando un avión francés de transporte cae “en las cercanías de Cabo de Palos”. La noticia tendrá ocupada a la prensa durante varios días dando detalles sobre lo ocurrido.

“Al tener noticia del accidente, salió el guardacostas ‘Tetuán’ que estaba en Alicante y de Cartagena el submarino ‘Sanjurjo’, que navegaron varias horas por los alrededores del sitio indicado, sin haber logrado localizarlo. La orden obedece a que en la exploración aérea realizada por aparatos de la base de Los Alcázares, han sido vistos, al parecer, restos del avión y de cadáveres.

Según noticias que se van concretando, se trata de un aparato cuatrimotor de la línea comercial Orán-Marsella, que conducía 3 pasajeros y cuatro tripulantes. Otra versión afirma que el total de ocupantes del aparato era de 44.”

Días más tarde será la Delegación del Gobierno de la República francesa la que enviará un comunicado de agradecimiento al ministerio de Asuntos Exteriores español por las labores de rescate realizadas…

“…y por la espontánea y activa colaboración prestada en las operaciones de búsqueda del avión francés que el día 16 del corriente cayó al mar a la altura de Cabo de Palos… …la delegación francesa elogia y agradece especialmente los esfuerzos de las unidades de la Marina y de la Aviación españolas de las bases de Cartagena, Los Alcázares y Alicante”.

Exactamente un año más tarde (el 23 de octubre de 1948) cae otro avión francés entre Tres Forcas y Cabo de Palos, con diecisiete personas a bordo.

“No se tienen noticias del avión ‘B-26’ que se da por perdido en el Estrecho de Gibraltar. En relación con este suceso, se anuncia en el ministerio del Aire que se realizan intensas investigaciones por los grupos de salvamento españoles de Aviación y navales para encontrarlo. Dicho aparato salió de Rabat con dirección al aeropuerto de Istres, cerca de Marsella, con 17 personas a bordo. El avión no hizo uso de la ‘radio’. ‘Creemos –ha dicho un portavoz del ministerio- que se presentó una avería repentina en los motores, entre Tres Forcas y Cabo de Palos, y que inmediatamente cayó al mar’. Los aviones de salvamento encontraron ayer en medio del Estrecho una gran mancha de gasolina, hacia donde se han dirigido rápidamente unidades navales de salvamento”.

Y el 30 de septiembre de 1950 vuelve a saltar la noticia de la desaparición de un nuevo avión a la altura de Cabo de Palos:

“Barcos y aviones de cuatro países continúan buscando al piloto del avión ‘Scafury’ perteneciente al portaaviones británico ‘H.M.S. Glory’ que cayó hundiéndose frente a Cabo de Palos, el miércoles último. Las autoridades españolas enviaron dos embarcaciones de salvamento y aviones franceses y norteamericanos salieron de Orán y otros puntos para tomar parte en el salvamento del piloto británico. Los aviones del aeropuerto de Gibraltar han hecho 10 vuelos de 10 horas diarias, y esta mañana han continuado los vuelos de reconocimiento, por el lugar del accidente.

Noticias no confirmadas dan cuenta de que restos del avión hundido han sido localizados y se supone que el piloto se encuentra flotando en el bote salvavidas. El aparato cayó en la mar, sin duda por avería en el motor, durante los ejercicios que efectuaba el portaaviones ‘Glory’ cuando se dirigía a su base de Malta.”

El 23 de junio de 1966 tenemos documentado uno de los primeros accidentes de aviación protagonizados por alumnos de la Academia General del Aire. En esta ocasión fallecía Juan Antonio Llano Sáez, natural de Badajoz y alférez-alumno de la Academia, cuando el avión T-6 que pilotaba cayó el mar en la encañizada de La Manga, a unos doscientos cincuenta metros de la costa.

Según el teniente coronel Garre, que realizó una aproximación de reconocimiento en el momento del accidente, la caída tuvo lugar al realizar un viraje tras el despegue. Pese a tratarse de un alumno, era un piloto experimentado que se encontraba en cuarto curso correspondiéndole, en julio, la entrega de despacho de teniente.

“El Servicio Marítimo perteneciente a la Base Aérea de San Javier, con hombres-rana, logró recatar el cadáver del señor Llano Sáez hacia las once de la mañana. Se encontraba dentro del avión siniestrado.”

Y ya en 1974, un 21 de septiembre, y con La Manga en proceso de urbanización cayó un bimotor anfibio antisubmarino modelo ‘Grumman AN-1’, destinado a la base aérea de Jerez, frente a la costa de Cabo de Palos lo que provocó una intensa actividad militar en la zona para la búsqueda de los cuerpos de la tripulación.

Los militares fallecidos en el accidente fueron el capitán del Aire, José María Ocha Cao, teniente Juan Francisco Rodríguez Urrutia, tenientes de navío Carlos Saura, Manuel de Villena y Francisco Javier Fernández Peiteado, subteniente Antonio Pérez Roel y sargentos Antonio Guevara Cobos y Antonio Sánchez Domínguez.

El Ministerio del Aire ofreció una nota oficial donde daba cuenta de las labores de rescate:

“A las 18,05 horas de ayer, la fragata ‘Sarmiento de Gamboa’ descubre dos cuerpos sin identificar a 44 milllas náuticas de la costa, en el punto determinado por las coordenadas 37 grados 30 minutos norte y 00 grados 02 minutos este. A las 20,35 se recoge otro cadáver, así como un mono de vuelo con la documentación del teniente Urrutia. También se han recogido restos de la cabina del avión, lo que hace suponer sufriera un violento impacto contra el mar.”

Cuatro Saetas caen en el Mar Menor

Y quizás el accidente más espectacular y presenciado por la población de la zona y veraneantes fue el que tuvo lugar sábado 12 de julio de 1975 frente a La Manga donde fallecieron cinco oficiales del Ejército del Aire en un choque múltiple de cuatro aparatos en el aire. Según la nota emitida por la Academia General del Aire de San Javier:

“A las 10,39 horas de la mañana de hoy, cuando efectuaban un ejercicio de instrucción de vuelo en formación cerrada, cuatro aviones C-10-A ‘Saeta’, de la Academia General del Aire, por causas que se ignoran hasta el momento de redactar esta nota, cayeron al Mar Menor, pereciendo los cinco tripulantes de los mismos.

Los tripulantes eran los pilotos comandantes don Manuel Bernabé Ruiz y don Ángel Pradavinas, capitán don Dionisio Carricondo Felices y don Pablo Sedano Iguadel y tripulante teniente don Juan Francisco Conesa Martínez. Se ha abierto la correspondiente investigación en averiguación de las causas del accidente.”

El accidente sucedió entre las islas de Barón y Perdiguera con lo que fue visto por numerosos turistas que ya se encontraban en la playa preparándose para pasar el día.

Finalizamos este breve repaso a los accidente aéreos más destacados en la zona con el que sucedió el 22 de enero de 1977 donde el Ministerio de Marina anunció, en un comunicado, el fallecimiento del teniente de navío, Gonzalo Cano Maese, en un accidente de aviación sucedido cuando sobrevolaba Cabo de Palos realizando unas prácticas combinadas de mar y aire:

“En el transcurso de unos ejercicios nocturnos en aguas del Mediterráneo, un helicóptero de la Armada, el ‘Augusta Bell’, que había despegado del portaaeronaves ‘Dédalo’ sufrió, por causas que de momento se desconoce, un accidente y cayó al mar, a la altura del cabo de Palos. Las operaciones de salvamento permitieron recuperar a los tres miembros de la tripulación, dos tenientes de navío y un cabo primero radarista. Uno de los tenientes de navío, don Gonzalo Cano Maese, fue recogido en estado crítico. El helicóptero se hundió momentos después del accidente.”

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *